“Si, voluntariamente, damos a Google y Facebook nuestros datos, la actitud estonia es ‘¿por qué no deberíamos esperar que nuestro Gobierno hiciera con nuestros datos algo que nos beneficiara?’”Artículo completo