En la economía globalizada, en tanto que consumidores y ciudadanos, cada vez con mayor frecuencia nos vemos obligados a plantearnos la cuestión del impacto que tienen nuestras compras sobre la vida y la salud de la mano de obra que elabora nuestros alimentos o fabrica los objetos de uso corriente.Artículo completo