Votaciones como las del Brexit, EEUU y Brasil han revelado la urgencia de encarar la lucha contra unos bulos cada vez más difíciles de neutralizar. Una guerra ardua para plataformas de verificación de datos, que precisan de fondos e independencia. Y de la que no pueden desligarse los periodistas.Artículo completo