Aunque el gobierno indonesio publicó una hoja de ruta para erradicar el trabajo infantil para 2022, la presencia de menores en fábricas y plantaciones sigue siendo una realidad. A la espera de medidas concretas, miles de niños comprometen su desarrollo y, a veces, incluso su vida.Artículo completo