En Francia, la importante proporción de mujeres entre los “chalecos amarillos” ha sorprendido a los observadores. Son un recordatorio de quién mantiene en funcionamiento el engranaje de servicios esenciales como la sanidad y la educación. Representan el poder ignorado del movimiento social.Artículo completo