La drástica disminución de los cruces de pateras en el Mediterráneo coincide con un aumento de los flujos migratorios de África a Sudamérica. Las muertes en el mar están siendo sustituidas por muertes en el Darién.Artículo completo