Benín, un país de África occidental que solía ser el punto de tránsito para el tráfico de medicamentos falsificados, ha logrado sacudirse ese “privilegio” tras dos años de lucha.Artículo completo