Si el primer ministro camboyano Hun Sen se mantiene en el cargo es, en gran medida, gracias a la repartición de los recursos económicos y naturales del país que hace entre sus aliados políticos. En consecuencia, tratar de acabar con la deforestación implicaría romper uno de los pilares de su poder.Artículo completo