“En la época de la Unión Soviética, las autoridades tenían miedo de la mala publicidad. Ahora no tienen nada que perder”.Artículo completo