Es difícil obtener datos precisos, pero se estima que el número de jóvenes en Nigeria adictos al jarabe de codeína podría ascender a cientos de miles o más.Artículo completo