Suecia se ha comprometido a lograr la neutralidad de carbono de aquí a 2045. Este país, con una transición energética muy avanzada, suma, sin cese, cambios estructurales apoyados tanto por las empresas como por los sindicatos.Artículo completo