Brasil ha experimentado dos desastres humanos y ambientales sin precedentes, uno en 2015 y otro 2019, ambos causados por la ruptura de represas mineras. Desde entonces, quienes viven cerca de infraestructuras similares lo hacen con el temor a que se produzca un nuevo drama.Artículo completo