El Gobierno francés quiere aprobar una ley que prevé reducir del 100% al 20% el número obligatorio de viviendas nuevas accesibles para personas con discapacidad, excluyéndolos un poco más de la ciudad.Artículo completo