Las redes criminales se aprovechan del ciberespacio para eludir los tradicionales mercados callejeros, y recurren al máximo a los canales de comunicación encriptados para llevar a cabo su comercio ilícito.Artículo completo