En un mundo tan abierto a la circulación de bienes y capitales, no es de extrañar que los hombres y las mujeres también crucen cada vez más las fronteras.Artículo completo