Desde Ciudad del Cabo hasta Londres y la ONU, la gente se está movilizando para que se produzca un cambio y que la vivienda sea un derecho humano, no una mercancía con la que lucrarse.Artículo completo