“Turcos, kurdos, iraquíes e iraníes deberían presionar a sus Gobiernos para que utilicen el agua como una herramienta para lograr la paz sostenible entre las comunidades, en lugar de para crear conflicto. Las grandes presas representan una amenaza para el patrimonio cultural y la paz”.Artículo completo