“El salario mínimo no se aplica al negocio de la música. El poder y la fama son los que mandan en esta industria”.Artículo completo