Encuentro con Obama: Mujica defiende la region

News

En el salón oval de la Casa Blanca, el presidente de la mayor potencia Barack Obama reconoció en Mujica a un líder regional, por su “extraordinaria credibilidad” por sus “fuertes valores” y su “historia personal”.


En el salón oval de la Casa Blanca, el epicentro de las decisiones que directa o indirectamente se toman en el mundo, el presidente de la mayor potencia Barack Obama reconoció en Mujica a un líder regional, por su “extraordinaria credibilidad” por sus “fuertes valores” y su “historia personal”.

“Es un líder en todo el hemisferio”, aseveró, en materia de democracia y derechos humanos.

Mujica, en tanto, volvió a utilizar sus afiatadas herramientas de mediador político a nivel global que ya supo utilizar en otros escenarios y no desaprovechó la cumbre con el presidente Barack Obama para plantearle la importancia histórica que le cabría a los Estados Unidos para ser quien primero mueva sus piezas diplomáticas afín de comenzar a desanudar algunos conflictos añosos y otros más recientes en los que es parte y razón, según se entiende.

Cuba, Venezuela y Brasil son los países con los que Estados Unidos debería iniciar acciones de encastre político, según entendió el presidente Mujica, ya que con los tres, aunque en diferente escala de relacionamiento, mantiene ruido en sus líneas de comunicación.

Mujica, en conferencia de prensa, tuvo momentos de extrema mesura en cuanto a dar a conocer algunos detalles de lo conversado privadamente con su par norteamericano.

“Me pidió alguna cosa pero no la voy a decir” o “prefiero no comentar más al respecto” o en su defecto “hasta acá llego en este tema” fueron algunas sentencias de Mujica sobre aspectos que tienen que ver con los presos de Guantánamo, la situación de Cuba, la crisis en Venezuela o el enfriamiento de las relaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y Brasil, a partir de conocido el programa de espionaje llevado adelante por los servicios secretos estadounidenses develados internacionalmente.

La disposición de Uruguay a dar refugio o asilo a unos presos recluidos en la cárcel y base militar de Estados Unidos en Guantánamo era uno de los puntos más altos que la prensa internacional quería confirmar si se había tratado o no entre ambos.

Únicamente el enviado del Canal 12 de Montevideo a Washington DC aseguró que en pocas semanas, “tal vez dos”, el Congreso estadounidense estaría laudando este tema y que no serían 6 las personas a viajar de Guantánamo a Uruguay sino “11 o 12”.

Mujica en tanto, consultado por la prensa sobre si habló con Obama de Guantánamo, dejó entrever que “hubo unas cuantas cosas, pero si son privadas no las voy a comentar”.

Aclaró que “si hay un presidente que quiere terminar con esa vergüenza”, dijo en alusión a la cárcel de Guantánamo, “lo mínimo que se puede hacer es dar una mano”.

Por último, Mujica tuvo tiempo para transmitir un concepto de Obama sobre Guantánamo: “nos dijo que cuando pueda va a resolver esa cuestión, y que él está comprometido, antes de irse del gobierno, de cerrar esa cárcel”.

Un poco más explícito, Mujica consideró que el gobierno de Obama reúne las condiciones para iniciar un proceso de mejora en las relaciones con Cuba. “Habrá que trabajar mucho pero creo que este gobierno es el más maduro para mejorar las relaciones con Cuba.

Pero -otra vez- hasta aquí llega lo que puedo decir”, laudó. Cuando se conoció la disposición de Uruguay en recibir a los presos de Guantánamo, se había sugerido que este hecho podría estar relacionado a cambio de la liberación de los últimos tres cubanos presos en Estados Unidos acusados de espionaje.

Sin embargo luego, el propio Mujica aclaró que no había nada condicionado a ello.

El capítulo Venezuela también fue analizado entre ambos, incluso, a pedido expreso de Obama, según reportes internacionales. Mujica aconsejó destinar embajadores de ambos países a fin de resetear las lastimadas relaciones venezolano-estadounidenses.

“Son mayores de edad” consideró Mujica sobre ambas naciones y, otra vez, ofreció los servicios mediadores de Uruguay en este diferendo “si nos convocan”, aclaró.

Finalmente respecto a Brasil en un capítulo de extrema apertura visual sobre la situación del continente, Mujica recomendó a Obama “mejorar” las relaciones con el gigante del Sur “porque es de interés para toda la región”

“Le pedí que tratara de mejorar las relaciones, con un gran respeto, con un país fundamental de América Latina”, dijo Mujica “(porque) necesitamos que se considere a Brasil en su real dimensión”, aclarando con un dejo irónico que “nadie crea que lo digo lo hago desinteresadamente, pero honradamente es lo que pienso”.

Las relaciones de Estados Unidos y Brasil hicieron ruido en 2013, tras revelaciones de que agentes secretos de EEUU interceptaron comunicaciones personales de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

A partir de allí, el Departamento de Estado en Washington y el palacio de Itamaraty en Brasília están tratando de recomponer el diálogo político y diplomático, sin muchos avances.

Mujica dejó en claro tras estos temas su disposición a avanzar en el mejoramiento de la región y que, en caso de activarse alguna vía de diálogo, él será uno de los primeros en enterarse.

“Alma de sur”

El presidente Barack Obama conocía de antemano a su colega uruguayo. A Mujica lo invitó, en una cumbre realizada en año pasado, a compartir una mesa en la que había un selecto grupo de mandatarios.

Por esa razón, el presidente de los Estados Unidos sentenció que Mujica “tiene una extraordinaria credibilidad en lo que se refiere a asuntos de democracia y derechos humanos, dados sus fuertes valores y su historia personal, y es un líder en estos asuntos en todo el hemisferio”, dijo.

Obama también confesó querer escuchar de parte de Mujica “ideas adicionales” sobre “cómo reforzar las fuertes tendencias de democratización y derechos humanos en el hemisferio”, así como “profundizar en la inclusión social” en ambos países.

“Nosotros vivimos en el Sur, tenemos alma de Sur, pero pertenecemos a un continente cuya lengua materna es más o menos el castellano” le contó Mujica a Obama que no pudo contener una sonrisa ante esta pintura idiomática que le atribuyó el presidente al continente latinoamericano.

Visas

Uruguay está a dos pasos de obtener el estatus de país cuyos ciudadanos no necesitarán tramitar la visa para ingresar a los Estados Unidos. El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo que “ya cumplimos la primera etapa que fue para la cual vinimos a Estados Unidos” y que consistió en la instalación de una comisión bilateral de técnicos en la materia de migración.

Faltan otras dos etapas más de esta negociación. La segunda es alcanzar los acuerdos de intercambio policial, vinculados a intercambio de información sobre robo o pérdida de pasaporte.

“Uruguay tiene tres comunicaciones al mes con Estados Unidos pero tiene que ser diaria y estamos en condiciones de lograrlo” , dijo Bonomi.

El tercer y último acuerdo es reeferido a que el estatuto de la Policía de intercambio, que tiene estatuto legal, deberá ser avalado por los parlamentos de los dos países.

La posibilidad de que ya no se exija visa a los uruguayos que viajan a Estados Unidos comenzará a aplicarse durante el próximo gobierno.

Fuente: Diario La República

This article has been translated from Spanish.