Tierra de mujeres: maternidad informada y segura

Tierra de mujeres: maternidad informada y segura
Photo Reports
view as gallery

Cada día fallece una media de 830 mujeres en todo el mundo por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto, según datos de la Organización Mundial de la Salud. El alto número de muertes maternas en algunas zonas del mundo refleja las inequidades en el acceso a los servicios de salud y subraya las diferencias entre ricos y pobres.

La casi totalidad de la mortalidad materna, un 99%, tiene lugar en países en desarrollo. Y, en la mitad de los casos, las muertes maternas se producen en entornos frágiles y contextos de crisis humanitaria.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México, el estado de Guerrero (México) registra el peor indicador de mortalidad materna, al presentar una tasa de 91 decesos por cada 100.000 nacidos vivos.

En los municipios de Ometepec y Cochoapa el Grande, ambos en Guerrero, opera la organización Kinal Antzetik Guerrero (Tierra de Mujeres, en lengua maya tzeltal), conformada por mujeres que trabajan para mujeres.

Hermelinda Tiburcio, indígena mixteca, representante legal de la organización, y su compañera Paulina Baltazar, indígena igualmente, recorren las comunidades más desfavorecidas de este estado para ofrecer información a las mujeres –en buena parte indígenas–. Su objetivo es erradicar la mortalidad materna y acabar con la violencia obstétrica (por parte de los centros de salud) ambas producto de la desinformación y la falta de conocimiento de las mujeres sobre sus derechos.

 

Kinal Antzetik Guerrero, a network of midwives and community organisers, arranges visits and workshops for women in the area. They tackle issues such as gender violence, the importance of a woman taking charge of her own body, and of realising that nobody else can take decisions for her. The organisation visits and supports over 600 women a year in the La Montaña y Costa Chica regions (both in Guerrero).

Photo: Consuelo Morales Pagaza

Kinal Antzetik Guerrero, conforma por una red de parteras y promotoras comunitarias, organiza visitas y talleres para las mujeres de la zona. En éstos abordan temas sobre la violencia de género, la importancia de que la mujer se asuma como dueña de su cuerpo y que nadie más pueda decidir por ella.

La organización atiende y da seguimiento a más de 600 mujeres cada año en las regiones de La Montaña y Costa Chica (ambas en Guerrero). La mayoría de las embarazadas prefiere ser atendida por parteras, no obstante, en casos de embarazos de riesgo, las mujeres son desviadas a los servicios de salud.

 

Ancelma Santiago, an Amuzga midwife, provides care and support for the women before, during and after childbirth. At the same time she teaches midwifery to other women so that the skill is not lost and can be passed on to future generations.

Photo: Consuelo Morales Pagaza

Ancelma Santiago, partera amuzga, proporciona cuidados y acompañamiento a las mujeres antes, durante y después del embarazo. Al mismo tiempo enseña a otras mujeres el trabajo de la partería para que éste no se pierda y lo retomen las nuevas generaciones.

 

Hermelinda Tiburcio runs gender workshops on sexual and reproductive health, obstetric and gender violence, workshops focused on the principle that it is the woman who decides how many children she shall have rather than the decision resulting from pressure imposed by the health services or the community, and on ensuring that they have contraception to hand and know about contraceptive methods.

Photo: Consuelo Morales Pagaza

Hermelinda Tiburcio imparte talleres de género relacionados con la salud sexual, reproductiva, violencia obstétrica, de género; talleres enfocados en el principio de que sea la mujer quien decida cuántos hijos tener y no en función de la presión ejercida por los servicios de salud o de la comunidad. Que tengan a mano y conozcan métodos anticonceptivos.

“Si lo deseamos, podemos tener hijos, pero es importante tenerlos más espaciados para que estemos más sanas cuando decidamos tener al siguiente hijo. Así también tendremos tiempo para dedicarnos a otras cosas, seguirnos preparando”, explica Hermelinda.

 

Kinal Antzetik Guerrero also works to develop a “culture of good treatment” to avoid violence within families. Husbands, wives and children are invited to attend the workshops so that everyone can become aware that a woman is not an object; that it is neither normal nor right at a woman be raped by a man.

Photo: Consuelo Morales Pagaza

Kinal Antzetik Guerrero también trabaja “la cultura del buen trato” para evitar la violencia intrafamiliar. En estos talleres se invita a los hombres, esposos e hijos a estar presentes para que todos tomen conciencia de que la mujer no es un objeto; que no es normal ni correcto que la mujer sea violentada por el hombre.

 

The organisation believes it is essential for women to have access to new technology – to receive information and services – which is why it trains them in new technologies and makes computer classes available to them. They also have legal support about their rights and to help them with complaints in their own language, Amuzgo or Mixteco – with translation into Spanish.

Photo: Consuelo Morales Pagaza

Para la organización es fundamental que las mujeres tengan acceso a las nuevas tecnologías –para recibir servicios e información–, por ello las capacitan en las nuevas tecnologías y ponen a su disposición clases de computación. También hay un acompañamiento legal sobre sus derechos, o seguimiento a denuncias en su propio idioma –amuzgo y mixteco– con la traducción correspondiente al español.

 

Kinal Antzetik Guerrero seeks to ensure that women recognise and take ownership of their own bodies, and know that they can decide, think, and act for themselves. In this way they will know how to identify and report ill-treatment, negligence, or the insertion of inter-uterine devices without their consent.

Photo: Consuelo Morales Pagaza

Kinal Antzetik Guerrero apuesta por que la mujer se reconozca y se asuma dueña de su cuerpo, que se sepa un ser libre para decidir, pensar y actuar. De esta manera podrá saber identificar y denunciar los malos tratos, la negligencia, así como denunciar la colocación de dispositivos intrauterinos sin su consentimiento.

 

“I am aware that every day there is the possibility that I might die, but I have decided to continue dreaming the same dream as many of my indigenous sisters who hope for a better Mexico, where government institutions use public resources transparently, where the institutions of justice are fair and impartial, and who are dedicating their lives to their children and to the future generation.

Photo: Consuelo Morales Pagaza

“Estoy consciente que cada día existe la posibilidad de morir, pero he decidido seguir soñando junto con los sueños de muchas de mis hermanas indígenas que viven esperando un México mejor, que las instituciones de gobierno ejerzan con transparencia los recursos públicos, que las instituciones de impartición de justicia sean parciales y justas, y que dan su vida, por sus hijos y por la generación futura. Porque abandonar mi lucha es abandonar mi sueño. De qué me serviría escaparme de la pobreza, la marginación, la ignorancia y el machismo si yo, como mujer, ignorara lo que pasa en este país”, sentencia Hermelinda, quien ha sufrido amenazas por el trabajo que realiza en defensa de los derechos de las mujeres de su comunidad.

This article has been translated from Spanish.