Convenio sobre el trabajo marítimo: tras las celebraciones, la aplicación

Opinions

 

La entrada en vigor del nuevo Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) este 20 de agosto de 2013, ha marcado un hito histórico en la historia del sector marítimo y de las normas internacionales del trabajo.

Era un día para celebrar: por primera vez tenemos una “Carta de derechos” para el aproximadamente millón y medio de marineros del mundo entero, que también vela por la igualdad de condiciones para los armadores de calidad, lo que garantiza la participación tanto de los trabajadores como de los empleadores, “embarcando” literalmente a ambos en esta nueva norma.
Cinco años para su formulación y siete años de concentrado esfuerzo por parte de la OIT, los gobiernos, armadores y los trabajadores del mar, así como el sector en general, han permitido culminar en este Convenio.

El nuevo Convenio resulta ventajoso para todo el sector, por lo que cabe preguntarse ¿cuáles son los próximos pasos a seguir?

Ahora más que nunca, todos debemos trabajar conjuntamente para que el Convenio sobre el trabajo marítimo (MLC, 2006 como se le conoce por sus siglas en inglés), consiga un creciente aumento de ratificaciones y su aplicación efectiva. Hasta el momento, se observan numerosos indicios alentadores de que este proceso ya se ha puesto en marcha y está por desarrollarse “a toda máquina”.

El MLC, 2006 se ha convertido en ley internacional vinculante para los 30 primeros países que lo ratificaron el 20 de agosto del año pasado, y lo será progresivamente para muchos otros Estados dentro de un año, cuando la OIT registre su ratificación.

Esta situación ya es efectiva para los 17 países cuya ratificación se registró entre el 21 de agosto 2012 y el 20 de agosto de 2013.

Hasta la fecha, cerca de 50 Estados miembros de la OIT, que representan más del 75 por ciento del arqueo bruto de la flota mercante mundial, han ratificado el Convenio, y el ritmo está acelerándose.

Solamente en los últimos 10 días han llegado siete ratificaciones.

 

Pleno apoyo

El Convenio cuenta con el pleno apoyo de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y la Cámara Naviera Internacional (ICS) y la Federación Internacional de Armadores (ISF), que desempeñaron un papel clave en su aprobación en una sesión extraordinaria de la Conferencia Internacional del Trabajo en 2006.

El Convenio sobre el trabajo marítimo 2006 también ha recibido el sólido respaldo de la Organización Marítima Internacional (OMI), que supervisa el sector mundial del transporte marítimo y que hace circular alrededor del 90 por ciento del comercio mundial.

La Unión Europea ha adoptado las Directivas necesarias para dar curso al Convenio, al tiempo que las organizaciones regionales del Memorando de Entendimiento de París y de Tokio han adoptado directrices en conformidad con el Convenio sobre el trabajo marítimo,2006 para fortalecer las inspecciones estatales de control portuario.

Muchos de los países ratificantes ya han desarrollado planes de ejecución, o están en proceso de hacerlo.

Estos planes incluyen la actualización de la legislación nacional, la realización de la inspección y certificación de buques, la promoción del diálogo social tripartito entre gobiernos, empleadores y trabajadores en el sector marítimo, así como la toma de otras medidas.

Los armadores están sensibilizando y formando a su personal y oficiales de marina mercante, por lo que los marineros son cada vez son más conscientes de su Carta de derechos.

 

Ventajas

Toda esta aceptación se debe a que la aplicación del Convenio sobre el Trabajo Marítimo, 2006 conlleva numerosas ventajas.

Favorece claramente los intereses de todos los países y partes interesadas del sector que deberían disfrutar de los beneficios que acarrea su ratificación y aplicación.

El Convenio sobre el Trabajo Marítimo, 2006 contiene un nuevo e importante componente de cumplimiento y control de la aplicación basado en un sistema de inspección y certificación de los buques del Estado del pabellón en lo que se refiere a su conformidad en el ámbito laboral así como la inspección de control de los Estados portuarios.

Protege a los países que han ratificado el Convenio contra la competencia desleal mediante la aplicación de la cláusula del “trato no más favorable” contra los buques de países no ratificantes.

El Convenio simplifica las obligaciones de los gobiernos respecto a la presentación de informes, mejorará la productividad y contribuirá a un transporte marítimo seguro y a la protección del medio marino.

Es importante destacar que el Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006 abre nuevas vías para el empleo de las mujeres y los jóvenes y posee un enorme potencial de creación de puestos de trabajo.

Dado que es el Convenio con mayor perspectiva de género que haya aprobado nunca antes la OIT, contiene disposiciones que también ayudarán a abrir posibilidades para las mujeres en esta profesión dominada por los hombres.

Asimismo, se vincula con programas destinados a la creación de empleo juvenil en el sector del transporte marítimo.

 

Aplicación

Con el fin de fomentar la aplicación, la OIT ha desarrollado recursos tales como pautas para los oficiales encargados de las inspecciones por parte del Estado portuario y del Estado del pabellón y de los exámenes médicos de los marineros; manuales sobre la aplicación del Convenio; modelo de disposiciones legales nacionales; directrices sobre la seguridad social de los trabajadores del mar; talleres para ofrecer asistencia en materia de asesoramiento legal a los funcionarios que participan en la ratificación y aplicación jurídica en el ámbito nacional; y una Academia de Trabajo Marítimo con sede en el Centro Internacional de Formación de la OIT en Turín, Italia, para ofrecer un amplio abanico de actividades de formación.

¿Es posible la ratificación universal por parte de los países marítimos? Es posible, es importante y puede hacerse realidad. El Director General de la OIT, Guy Ryder, pidió a todos los países con intereses marítimos que lo ratifiquen -si aún no lo han hecho- e instó a los gobiernos y armadores a trabajar eficazmente para aplicar este presente Convenio.

Vamos a seguir colaborando con los gobiernos, los trabajadores del mar, los armadores y otras partes interesadas clave del sector marítimo para contribuir con el logro de los objetivos del Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006.