La FSESP lleva a la Comisión Europea ante los tribunales para defender los derechos de los trabajadores del sector público

La FSESP lleva a la Comisión Europea ante los tribunales para defender los derechos de los trabajadores del sector público

Un manifestante se para frente a la sede de la televisión estatal griega, ERT, en Atenas, el 18 de junio de 2013. La pancarta en la parte superior dice en griego “ERT está, y seguirá siendo, abierta”.

(AP/Petros Giannakouris)

Alguien podría pensar que en esta era renovada del diálogo social, iniciada por el nuevo relanzamiento del Diálogo Social y la reciente proclamación del Pilar Europeo de los Derechos Sociales (EPSR), no tendríamos que emprender acciones legales contra la Comisión por su fracaso del mismo a respetar los derechos fundamentales de los trabajadores a la información, la consulta y el diálogo social. Sin embargo, esto es lo que la Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos (EPSU por sus siglas en inglés) decidió hacer el 15 de mayo. Este paso inaudito surge en respuesta a la decisión sin precedentes, poco transparente y bastante mal argumentada de la Comisión de rechazar su oportunidad de implementar un acuerdo de los agentes sociales mediante legislación. Con esta decisión, creemos firmemente que la Comisión está socavando tanto el diálogo social como el principio de igualdad de trato entre todos los trabajadores, que hace solo seis meses se reafirmó enérgicamente en la EPSR y fue firmado conjuntamente por la propia Comisión.

La Comisión ha incumplido su compromiso con los agentes sociales. Dicho acuerdo fue firmado por la EPSU y la Confederación Europea de Sindicatos Independientes (CESI) junto con la Organización de Empleadores de la Administración Pública Europea (EUPAE), reafirmando la extensión de los derechos de información y consulta dentro de la UE. a casi 10 millones de personas que trabajan en las administraciones públicas centrales.

El acuerdo de los interlocutores sociales se firmó en diciembre de 2015. Suprime una laguna fundamental en la legislación de la UE sobre el derecho de información y consulta que actualmente excluye a estos 10 millones de trabajadores de su ámbito de aplicación.

El acuerdo cierra esta laguna obsoleta al otorgarles derechos legales similares a los trabajadores del sector privado. Proporciona a los representantes sindicales y de los trabajadores los derechos de información y consulta sobre cuestiones tales como la reestructuración, los despidos colectivos, el tiempo de trabajo y la salud e higiene en el trabajo. El acuerdo considera esencial que una administración pública del siglo XXI escuche y tenga debidamente en cuenta lo que los empleados tienen que decir sobre cualquier cambio que afecte su lugar de trabajo. Para que el acuerdo entre en vigencia (es decir sea legalmente vinculante para todos los estados miembros de la UE) luego de una solicitud de los agentes sociales, la Comisión debe presentar el acuerdo como una propuesta para que el Consejo de la Unión tome una decisión. La Comisión se ha negado a hacer esto. Su negativa ha llevado a la FSESP a emprender acciones legales.

Esto es lo que sucede sin diálogo social

¿Qué diferencia haría nuestro acuerdo? Aquí hay algunos ejemplos concretos.

En 2016, el gobierno italiano decidió transferir guardias forestales (Corpo forestale dello Stato), cuyo principal labor es la prevención de incendios, desde el Ministerio de Silvicultura, Agricultura y Políticas Alimentarias al cuerpo de Carabineros, la policía armada vinculada al Ministerio de Defensa. La transferencia se hizo muy rápidamente, por decreto y sin consultar a los aproximadamente 7000 trabajadores afectados y sus representantes sindicales. Sin embargo, la militarización de los trabajadores forestales tiene consecuencias dramáticas en términos de contenido y organización del trabajo, así como el acceso a la promoción y los derechos sindicales ya que las fuerzas armadas no tienen derecho a afiliarse a un sindicato. También tiene consecuencias dramáticas para los ciudadanos. Según nuestras organizaciones afiliados italianas, así como las autoridades regionales que están en primera línea, la reducción de los recursos humanos y materiales dio como resultado un aumento de los incendios, especialmente en las regiones más pobres de Italia, como Sicilia. Si nuestro acuerdo se hubiera puesto en vigor, habría obligado al gobierno italiano a involucrarse colectivamente con los representantes de los guardias forestales, dándoles el derecho de ser informados y consultados sobre las consecuencias y la implementación de la decisión de la transferencia.

En 2013, el gobierno griego decidió de la noche a la mañana cerrar su emisora pública, ERT. Los 2 500 trabajadores públicos de ERT, empleados por el Ministerio de Comunicaciones e Información, fueron despedidos sin previo aviso. Protagonizaron una ocupación de su lugar de trabajo durante meses y EPSU envió una delegación de solidaridad. La Confederación Europea de Sindicatos (CES) establecióun paralelo con el caso de Renault Vilvoorde que condujo a la adopción de la directiva de 2002 que estableció un marco general sobre los derechos de información y consulta sobre la reestructuración de empresas. Nuestro acuerdo busca evitar otros cierres similares a los de ERT instaurando una cultura de confianza en la que todos los trabajadores del sector público, ya sea en impuestos, inspección laboral, servicios de migración, limpieza o transporte, tengan derecho a que se les informe lo que está sucediendo y un derecho a ser escuchado. Al proponer al Consejo que nuestro acuerdo se convierta en legislación, la Comisión habría dado a los trabajadores del sector público afectados por la austeridad en Grecia el derecho a disfrutar de la protección legal adicional que necesitaban.

Que la Comisión haya apoyado, y en algunos casos iniciado, las medidas de austeridad en Grecia, pero no apoya la democracia en el lugar de trabajo es desconcertante. A pocos meses de las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019, sin duda, está es una decisión muy perjudicial.

Estos son dos ejemplos de reestructuración en los gobiernos centrales donde ha habido pocos o ineficaces derechos de información y consulta para quienes prestan servicios esenciales a los ciudadanos. Para cuando se firmó el acuerdo, muchos trabajadores del gobierno central habían sido objeto de recortes de empleos, salarios y prestaciones, así como de ataques a los derechos sindicales. Es en ese contexto que negociamos este acuerdo con la patronal, quienes acordaron que ya era hora de reconstruir la confianza y el diálogo social, y que los cambios impuestos impusieron un caos y una administración de mala calidad.

Sin democracia en el lugar de trabajo sin derechos de información y consulta

Defendemos la democracia en el centro de trabajo, de la cual los derechos de información y consulta son parte integral. Es sorprendente que la Comisión parezca apoyar y argumentar que los trabajadores en las administraciones centrales no necesitan estándares mínimos legales sobre los derechos de información y consulta en la legislación de la UE.

La Comisión ha lanzado efectivamente un doble ataque sin precedentes contra los derechos de los trabajadores al negar la igualdad de trato de los trabajadores en el gobierno central y el sector privado y al socavar la función del diálogo social.
Cuando se alcanzó este acuerdo histórico, la Comisión no solo participó en la firma del acuerdo, sino que también lo acogió con un comunicado de prensa. De hecho, la propia Comisión había lanzado previamente una consulta en la que preguntaba a los agentes sociales si querrían abordar la exclusión de las administraciones públicas del Derecho de la UE. En aquel entonces, en 2015, la iniciativa de los agentes sociales que llegó a un acuerdo se vio como una prueba del compromiso del presidente de la Comisión, Jean Claude Junker, de renovar el diálogo social que ya estaba dando sus frutos.

Hoy podemos decir que su presencia en el momento de la firma fue como un acto de cinismo político.

Junto con los empleadores y la CESI, pedimos a la Comisión que transformara este acuerdo en legislación de la UE siguiendo el procedimiento establecido en el Tratado. Con su decisión negativa, la Comisión se ha otorgado el derecho de interpretar la ley. En nuestra opinión, es una violación de la autonomía de los agentes sociales negociar acuerdos. Es la primera vez que la Comisión Europea infringe las normas sobre el diálogo social en el Tratado, por lo tanto, no teníamos más remedio que llevar el asunto a los tribunales. Esperamos que la Comisión respete los tratados europeos. Respetamos las reglas y esperamos que la Comisión Europea haga lo mismo. No hacerlo significa el final del diálogo social real. Esto es lo que está en juego.

Este artículo ha sido traducido del inglés.