En plena época de “recuperación”, mientras los números macro crecen y la OCDE anuncia un crecimiento del 4% del PIB mundial, muchos siguen a medio camino entre la pobreza y la vida precaria. Y ya el trabajo ni siquiera es garantía para abandonar ese lugar.Artículo completo