“El caso de Meek Mill es algo más que la historia de un hombre y una jueza negligente. Refleja un patrón mucho más amplio por el cual la primera interacción injusta de las personas de piel negra o morena con la policía implica quedar a merced de los tribunales y los responsables de la libertad condicional durante décadas”.Artículo completo