Aunque en Túnez persisten las palizas, los insultos y la cárcel contra la comunidad LGBTQ, esta se está organizando. En paralelo, la causa de las minorías sexuales avanza.Artículo completo