Los trabajadores autistas, valorados por sus capacidades específicas, interesan sobre todo al sector tecnológico y a los estudios de animación de Hollywood.Artículo completo