El caso de Siddiqi demuestra que las redes sociales pueden servir de plataforma a las activistas y ayudarlas a superar los obstáculos que las limitan en la vida real.Artículo completo