“Estamos inmersos en un nuevo período en el que la vivienda se ha convertido en una mercancía, en un producto de consumo privado que compran y venden los inversores institucionales”.Artículo completo